miércoles, 1 de abril de 2015


En Primera persona:

Mi primera inmersión en Crea-Tic
Durante la formación en 2014
El momento crucial para todos los formadores de formadores o Master-Teacher del programa Crea-Tic, fue iniciar nuestra propia etapa de capacitación luego de un interesante pero maratónico proceso de selección, que fue solo un abrebocas para la fase siguiente: el adiestramiento en Bogotá al interior de las bellas instalaciones del Cier-Centro en el Palacio de San Francisco. Al dar inicio a esta etapa me encontré con dos temas que me sorprendieron, me incomodaron y luego me volvieron a sorprender, hoy puedo asegurar que sin ellos mi paso por Crea-Tic no habría sido el mismo. El primero fue enterarme que el proyecto había sido desarrollado de la mano de expertos coreanos y que por supuesto serían ellos los encargados principales de nuestra formación. El segundo aspecto se encuentra en que iba a ser parte de los formadores de Otras Áreas, un “área” que mezclaba todo aquello que no hiciera parte de: Lenguaje, Matemáticas o Ciencias.

Los expertos coreanos 

Dr. Soonsik Suh
Muchos de los miembros del equipo de formadores en capacitación no estábamos seguros de qué esperar al ser orientados por expertos de fuera del país,  experimentábamos, una mezcla de curiosidad ante lo novedoso e inconformidad por sentir que no se valoraba a nuestros propios expertos. Hasta  el día de hoy recuerdo el primer día de formación con el equipo de formadores coreanos, que debieron enfrentarse a docentes recién llegados de diversas regiones del país, la mayoría sin conocerse entre ellos, con trámites de permisos, comisiones y viáticos aún en proceso, que los miraban con recelo y que ni siquiera hablaban el mismo idioma. Con todo, lograron, responder a nuestras preguntas, calmar las protestas, soportar nuestra apatía inicial y cautivarnos con su compromiso, nos incitaron a mostrar nuestro trabajo, a reflexionar sobre él y aceptar nuevas posibilidades en la actividad de la enseñanza y el aprendizaje.


¿Qué aprendí junto al equipo de expertos? 
Junto a los expertos coreanos y colombianos en el Palacio de San Francisco
Lo más importante,  fue recordar que sin importar cuántos títulos o reconocimientos académicos adornen tu oficina,  cuántos años de experiencia docente lleves contigo, siempre se encuentran cosas nuevas para aprender,  además de comprobar que los desafíos y estímulos que se presentan a lo largo del ejercicio docente, son muy similares sin importar la procedencia geográfica y por último, el idioma nunca será una barrera real cuando tienes la decisión de comunicarte.

 ¿Qué es Otras Áreas ?

Hacer parte de un “área”, sin área específica fue bastante desorientador al principio, ¿éramos ciencias sociales,  artística o tecnología?, ¿tal vez un remanente de aquello que no clasifica en el campo del conocimiento considerado relevante para el desarrollo de la educación en el país?, o ¿simplemente un espacio, una oportunidad, para practicar las tan mencionadas “competencias transversales”?. A través de nuestra capacitación en Crea-Tic y más adelante con nuestro ejercicio como formadores, nos decidimos por lo último.

El equipo de trabajo:
Durante una pausa activa
En Otras Áreas, compartimos profesionales provenientes de las ciencias sociales, de la educación artística, de la ingeniería, la psicología, entre otras, todos con diferentes experiencias en torno a la pedagogía, la investigación, el aprendizaje virtual o la creación de recursos digitales. Las diferencias que en un primer momento parecían alejarnos nos han entregado las herramientas para enriquecer nuestra percepción sobre el trabajo con Tic en la educación, permitiendo la construcción de un grupo de trabajo diverso, inquieto, dispuesto al análisis y a la innovación. Reflexiones sobre cuál debe ser el papel del área de tecnología e informática al interior de nuestras instituciones educativas, cómo hacer uso de los recursos Tic para fortalecer la identidad cultural en grupos de minorías étnicas o cómo el uso de las redes sociales educativas puede permitir la integración activa y participativa de los padres de familia en las actividades de nuestras instituciones educativas, han sido parte de los temas de interés que han sido debatidos en Otras Áreas.




3 comentarios:

  1. El tema de la lúdica en el aula parece muy distante para algunos programas de pregrado, en nuestro caso, algunos estudiantes, particularmente de medicina, consideran que si se trabaja de esa manera, "pierden tiempo" o los "subvaloran"

    ResponderEliminar
  2. Hola Lisa, me disculpo por la tardanza en contestar, tienes toda la razón, a veces las actividades lúdicas no son siempre bien recibidas, sin embargo puede facilitar su introducción al presentar su objetivo, como por ejemplo: permitir la apropiación de conceptos, o lograr reflexiones éticas a través del análisis de experiencias.
    Cuando se presenta el objetivo que sigue una actividad, es más sencillo para el estudiante aceptarla y no verla como un "relleno" o una acción sin "valor". Lo importante es iniciar y buscar salir un poco de lo tradicional, pero siempre observando el objetivo que queremos alcanzar en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

    ResponderEliminar
  3. Hola Lisa, encontré dos experiencias que pueden ser de utilidad,
    el uso de crucigramas en el aprendizaje de la medicina familiar:
    http://es.slideshare.net/patriciag1502/proyecto-crucigrama-como-estrategia-de-aprendizaje-de-la-medicina-familiar

    La historia de la medicina en la Universidad de la Sabana
    http://www.unisabana.edu.co/fileadmin/Documentos/CTA/INNOVACI%C3%93N_EN_LA_ENSE%C3%91ANZA_DE_LA_HISTORIA_DE_LA_MEDICINA.pdf

    ResponderEliminar